Auditoria de conductores y planes de acción | Fundación RACC
Utilizamos cookies propias y de terceros para mostrarte contenido personalizado, publicidad y análisis. Al navegar por este sitio aceptas su uso. ¿Quieres saber más?

Auditoría de conductores

Servicio que incluye un análisis de la capacidad cognitiva de los conductores de flotas de emresa...

Servicio que incluye un análisis de la capacidad cognitiva de los conductores de flotas de empresa para la detección de los principales riesgos en seguridad vial relacionados principalmente con el factor humano. A partir de este mapa de riesgos se definirá y ejecutará un plan personalizado para minimizarlos.

Detección de riesgos y planes de acción para conductores

Solicitar información

A quién se dirige

La seguridad vial depende principalmente de tres factores: el coche, la infraestructura y el conductor. Este servicio se centra en el factor humano mediante el análisis de las capacidades de los conductores.

Se dirige principalmente a organizaciones con flotas de vehículos conducidos por empleados en actividades “in missio”. En colaboración con los departamentos de prevención de riesgos laborales y operaciones, la Fundación RACC desarrolla una serie de ejercicios dirigidos a detectar cuáles son los conductores con mayor riesgo de accidentalidad y, a partir de los datos recogidos, proponer un plan personalizado para minimizar estos riesgos en seguridad vial.

Auditoría de conductores para empresas...

Las auditorías de conductores se dirigen a cualquier empresa que gestione flotas de vehículos o cuente con empleados que realicen habitualmente actividades “in missio”. El objetivo principal es mejorar su seguridad vial.

Auditoría de conductores para administraciones...

Como organizaciones responsables de la gestión de flotas de vehículos, este servicio es también de gran utilidad para administraciones públicas que, además, deben dar ejemplo de una buena gestión de los conductores de sus flotas y de sensibilización ante la seguridad vial.

Metodología

El servicio consta de tres fases principales:

  • Preparación: juntamente con el cliente (departamentos de prevención de riesgos laborales y operaciones), se define el grupo de conductores a analizar y el calendario detallado del estudio de capacidad cognitiva. El RACC participa también en el desarrollo del plan de comunicación a los empleados, con el objetivo de que la iniciativa se perciba como una oportunidad de mejora y no como una amenaza.
  • Selección de riesgos: los conductores realizan un test on line para evaluar su capacidad cognitiva. A partir de los resultados obtenidos, el RACC redacta un documento con la categorización de riesgos del equipo de conductores, que incluye también un plan personalizado para minimizar estos riesgos.
  • Ejecución del plan (opcional): la aplicación del plan personalizado incluye acciones como trabajo de campo para medir el desempeño de una muestra de conductores en condiciones reales de tráfico, formación específica en conducción segura, etc.